PINTURA: Alba Cortés

Obra original de la portada. Rodonita. Óleo sobre lino. 46×27 cm. 2022
Portada Njoy noviembre 2022

Alba Cortés (Cáceres, 1991) es doctora en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla (2021), donde también se licenció en Bellas Artes (2014) y realizó el Máster en Arte: Idea y Producción (2016). Tras disfrutar de una beca PIF como docente e investigadora del Departamento de Pintura de la misma facultad, actualmente vive y trabaja en esta ciudad, centrada en el desarrollo de su obra plástica, muy relacionada con los resultados de su investigación doctoral.

Interesada en la definición de paisaje como experiencia compleja y subjetiva, basa su producción en la búsqueda de puntos de encuentro entre la realidad tangible y la evocación que el espacio pictórico propone. Con la mirada repartida entre los pintores románticos que siempre supusieron su modelo de referencia y las formas de interacción con el paisaje existentes actualmente, indaga en las modificaciones que éste ha sufrido a lo largo del tiempo, en sus consecuencias y en los importantes cambios que han condicionado nuestra actitud y conformado nuestros imaginarios.

A la izquierda: Cielo de roca. Óleo sobre lino. 162×130 cm.2022. A la derecha: Tikal. Óleo sobre lino. 150×100 cm. 2022

Realizando estancias de investigación y producción internacionales en centros como el MTU Crawford College of Art and Design (Cork, Irlanda) o la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Lisboa (Portugal), ha reforzado su idea de que el viaje construye esos imaginarios más allá de la cartografía y genera atlas emocionales muy alejados de los que a día de hoy tenemos al alcance de nuestras manos, o más bien de nuestras pantallas. Cree firmemente en la reivindicación de la pintura como herramienta eficaz para la aportación de conocimiento tanto intelectual como emocional en torno al paisaje, capaz de proponer nuevas vías de percepción, redefiniendo conceptos y desligándose de ideas asociadas a la postal arquetípica.

Ancestral III. Óleo sobre lino. 162×130 cm. 2022
Amatista. Óleo sobre lino. 150×100 cm. 2021
Ancestral I. Óleo sobre lino. 162×130 cm. 2022

Por ello, su inquietud por explorar los límites del paisaje la conduce irremediablemente a un viaje introspectivo en el que acude de manera recurrente a los elementos naturales más esenciales para proponer su visión personal y subjetiva, evocando con ello su idea de lejanía (aquella que alimentaba su imaginario) mediante la materia pictórica con la intención de transformar en íntimos los espacios más universales.

Arenisca I. Óleo sobre lino. 150×150 cm. 2021
Arenisca II. Óleo sobre lino. 150×150 cm. 2021
Aventurina. Óleo sobre lino. 150×100. 2019

La historiadora del arte, gestora cultural y comisaria Patricia Bueno del Río apunta acerca de las perspectivas que la pintora plantea que “[…] la vista que se ofrece es de fragmento, un paisaje reducido a un segmento de vegetación que parece fotografiado, muy contrastado, sugestivo y sugerente, que nos habla de una visión del exotismo descontextualizado, que parece concebirse con una intención clara de acrecentar el engaño que, de por sí, supone la representación con tendencia objetiva moderada de la naturaleza, porque en su pintura, el realismo sufre un proceso de metamorfosis, que se produce a través de la evolución del concepto de imitación, lo que consigue recurriendo a una inteligente apelación al antiguo concepto estético de la mímesis, pero con una intención clara de evidenciar que el espíritu de los tiempos ha cambiado […] Estas representaciones parecen remitirnos a un lugar aislado, quizás a un no lugar, porque la luz que presenta, tampoco permite la comprensión lógica del paso del tiempo, y eso lo convierte en un escenario de tregua, entre lo lejano y lo irreal, como continuidad trasmutada a través de una mirada hábil” (Bueno del Río, para Rosewood, imaginario de lejanía, 2022).

Indiantreno I. Óleo sobre lino. 41×33 cm. 2022
Indiantreno II. Óleo sobre lino. 41×33 cm. 2022
Ámbar. Óleo sobre lino. 162×130 cm. 2021
Plata. Óleo sobre lino. 100×81 cm. 2021

También el comisario y crítico de arte Guillermo Amaya Brenes considera que la artista “plantea una reflexión en torno a la imagen como un fragmento descontextualizado de la realidad, de la verdad. Un planteamiento sobre cómo nos enfrentamos a esa supuesta realidad y sobre como ésta se ve distorsionada a través de los dispositivos y los contextos mediante los cuales la observamos […] La plasticidad pictórica permite a la artista imprimar a la imagen que se va a crear, a esa representación de la realidad, de los matices que surgen tras enfrentarse de forma experimental a dicha realidad. Alba Cortés transfiere desde lo puramente físico y formal a lo empírico la capacidad de la representatividad, de dotar de verdad a la obra. La pintura como intermediaria entre la realidad y la artista, entre la artista y el/la espectador/a. En definitiva, la pintura como la traducción más veraz y sincera de la realidad que un/a artista puede llevar a cabo” (Amaya, para Binocular, 2020).

Rojo indio. Óleo sobre lino. 120×120 cm. 2022

NJOY Art!

Compártelo en tus redes:

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*