Los Activos. Compás Flamenco.

El Taller de Compás Flamenco fue creado en el 87 por Joaquín Martín Jiménez “Quini”, que por entonces llevaría escasamente un año en la barriada El Torrejón contratado por el Ayuntamiento de Huelva, de Educador de Calle. Aclarar que el Taller a día de hoy sigue funcionando siendo monitor Felipe Redondo Saavedra.

Quini como Educador de Calle se tenía que ocupar de la prevención de conductas desadaptadas en los más jóvenes. Él observó que los chavales, tanto los chicos como las chicas, tenían mucha afición por el compás flamenco, estaban todo el día haciendo compás con las palmas, con las puertas, con las papeleras o con lo que fuera, cantando, bailando…, y se le ocurrió que ese podría ser un buen punto de partida, aprovechar sus propias inquietudes.

Entonces los invitó a hacer eso mismo que hacían en cualquier momento y en cualquier lugar, a hacerlo todos los días a la misma hora y en el mismo sitio. Y de esa forma se dio un espacio de convivencia que fue el Taller de Compás Flamenco, con el compás flamenco como excusa incidir en la educación de estos chavales, aportándoles elementos educativos que les permitiera crecer de una forma sana y de una forma alejada de los peligros de la calle, en una zona donde por aquellos años hacía un gran daño la droga y la delincuencia. Entonces se trataba de tenerlos cuantas más horas posibles recogidos en el Taller de Compás Flamenco, tocando y dando forma a unos repertorios que luego podrían exponer públicamente…

La condición que se ponía para pertenecer al Taller de Compás Flamenco era que había que ir al colegio todos los días, y que además había que comportarse bien, es decir que yo no permitía que le dieran quejas de ninguno de ellos sus maestros o tutores escolares. Es decir que había unas normas: respetar los horarios, los materiales, cuidar el aseo, acudir todos los días al colegio, y no sólo para hacer bulto, sino para aprovechar lo que allí se enseña». De esta manera fue posible que creciéramos como personas y profesionales responsables con el trabajo.

EL DESARROLLO

Cuando comenzaron tenían 6 o 7 años y participaron del recién creado en el Taller de Compás Flamenco con Quini; algunos años más tarde se convirtió en el Grupo Los Activos, unos 14 años trabajando juntos.

Los ensayos…. Se logró la cesión de un espacio/aula para poder ensayar, en un colegio del barrio El Torrejón (CEIP Onuba) para poder ensayar. Ensayaban varios días a la semana, pero cuando había algún concierto ensayaban todos los días, para que todo estuviera correcto. Y así se consolidó el proyecto musical Activos. Las letras de los temas los escribía Quini y la dirección musical también era llevada con maestría por el educador.

Los instrumentos… Con instrumentos sencillos, de fabricación casera comenzaron a componer sus propias canciones que luego presentaban en público. Fabricaban junto con Quini algunos de los instrumentos (cajones, “paellófono”…) y Quini traía algunos que construía en casa como el “cocófono” o usaban otros objetos para sacar sonidos especiales como las macetas, tablas de lavar, bastones… 

Quini, gravaba músicas diversas, tanto en instrumentación como de latitudes diferentes, a cada uno de los chicos y chicas que asistían al taller para que los escucharan y aprendieran; se llevaba horas y horas en casa seleccionando y grabando cassette para cada componente.

Las primeras actuaciones

Empezaron a actuar en colegios, institutos, verbenas del barrio… El prestigio se fue extendiendo y crecieron las actuaciones. Al principio canjeaban su trabajo por pequeños instrumentos de percusión o simplemente porque los invitaban a merendar o cenar.

Poco a poco, comenzaron a salir en la prensa, a tener éxito entre el público, comenzaron a mostrar interés en su música y en el proyecto social fuera de la capital, en aquellos años, el éxito era un dato a tener en cuenta.

LA BIENAL DE FLAMENCO

Un día acudió a verlos actuar José Luis Ortiz Nuevo, creador y director por aquel momento de la Bienal de Flamenco de Sevilla, y los invitó a actuar al Teatro Alameda de Sevilla. Aquella actuación fue la puesta de largo y un salto cualitativo y cuantitativo importante para Los Activos.

Se contrató un autobús para que fueran todos sus familiares y amigos. Hicieron varios sacos de bocadillos para el camino… y triunfaron. Como anécdota decir que asistió al concierto la Duquesa de Alba.

Vinieron después actuaciones junto al bailarín Ricardo Franco, en el Espárrago Rock, y el grupo entró en el circuito de la denominada «World Music». Se grabaron discos y se entró en una oficina de «management» profesional: Munster Touring (con Javier González y Francis Cuberos a la cabeza de la oficina). Aunque el objetivo del trabajo que desarrollaba Quini con ellos fue siempre educativo, expresivo y artístico, el grupo cada vez era más profesional y él se preocupó del camino que tenían que tomar, para hacer de ello su profesión.

PROYECCIÓN DEL PROYECTO

Por un lado…. Con el tiempo esto dio lugar a que conformara un grupo estable de chicos y chicas que querían hacer esto de manera más profesional, de manera más seria y con mayor proyección. Esto dio lugar a que el grupo empezara a trabajar de forma profesional, empezara a adquirir un nombre y un éxito dentro y fuera de nuestras fronteras… Que se grabaran discos y se girase por toda España y por todo el mundo, no sólo Europa sino Estados Unidos, Australia, Oriente Medio.

El proyecto se exportó fuera, por ejemplo:

  • en el Polígono de Almanjáyar, en Granada, que es un barrio muy parecido a El Torrejón, y también se organizó un Taller de Compás Flamenco a imagen y semejanza del nuestro
  • Y en una zona de Madrid, en Vicálvaro también se dio lugar a talleres como el nuestro, aunque con otras músicas porque allí hay población inmigrante de muchas procedencias (sudamericana, norteafricana, subsahariana…)
  • Todo ello dio lugar a la elaboración de un Proyecto Europeo que se llamó “Compás” y que nos llevó a Rumanía e Italia.

Por otro… Lo que habían logrado Los Activos servía como ejemplo, motivación y referente para otros chavales y chavalas de nuestro barrio. Porque si algo falta en esta zona, son referentes positivos, y sobran ejemplos negativos.

Fue una experiencia importante en el barrio y fuera de él, porque se dio visibilidad a la barriada, a los gitanos, a los no gitanos también, y sobre todo dio respuesta a las necesidades de un gran grupo de chavales que encontraron un espacio de convivencia donde poder desarrollar habilidades y recursos personales que por aquel entonces no tenían.

Como se ha dicho antes dio visibilidad al barrio, porque por donde iban dejaban claro cuál era su origen, cuál era nuestra procedencia y con todo orgullo y honestidad. Esto sirvió de referente para otros muchos chicos y chicas que vieron en el grupo un espejo en el que mirarse. A día de hoy la experiencia sigue viva, el Taller de Compás Flamenco sigue existiendo y sigue siendo un recurso educativo de gran valor.

EL RESULTADO PROFESIONAL

A nivel profesional, el grupo Los Activos se abrió fronteras y se fundieron con otros estilos musicales similares al flamenco, con ritmos de otras partes del mundo.

  • Con la campaña “This is Huelva” visitaron varias ciudades de Estados Unidos (Miami, New York, Houston); también estuvimos en un Hermanamiento de Huelva con el pueblo Saharaui, y con el dinero de aquellas actuaciones pudimos pagar a pulso nuestro primer disco.
  • Ese primer trabajo discográfico se llamó «Hasta los huesos» (editado por Big Bang) se publicó en diciembre del 97. Con este trabajo hicieron una gira por diversos países europeos como Gran Bretaña, Alemania, Italia, Grecia, Bélgica, Holanda y con doce actuaciones en Australia en el Festival de Perth.
  • Su segundo disco se llamó «Tiempo al tiempo»(editado con Edel Music)) publicado en 1999. Tenía 12 temas, donde se mezclaba el flamenco clásico, con voces y guitarras, y con nuestro peculiar estilo de Los Activos.

Con ese trabajo actuaron en diversas ciudades europeas, y en festivales de Rock más importantes de España (el Esparrago y el Festimad) y en el Pop Komm de Alemania.

  • También colaboraron con grandes artistas como Enrique Morente, Javier Barón, Belén Maya y Martirio.
  • Formaron parte del espectáculo AYOTEBÉ de la Compañía Larumbe Danza.
  • Fueron a Viena con una gran compañía de flamenco dirigida por Ricardo Franco, en el que se logró colgar el cartel de “no hay billetes” todas las noches de las actuaciones.
Compártelo en tus redes:

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*