La materia de mis edades «Desde Argelia a Rock-Ola»

Ramón G. del Pomar. (Foto: Luz J. Momediano)

Biografía (muy personal) de L. Ramón G. del Pomar.

Libros, cine, música, teatro, poesía ¿qué más da la disciplina? Ramón, hilo conductor de la creatividad, no se para a pensar si lo que siente es arte, simplemente lo deja asomar por la ventana de su alma. Todo lo que crea es la fruta del árbol de su vida.

Este cántabro te habla con la confianza y generosidad de alguien a quien la vida se le ha desnudado, regalándole cuanto ha pedido.

Madrid fue su meca siendo apenas un adolescente y hacía autostop los sábados por la tarde. Desde la salida de su pueblo natal en Cantabria, Los Corrales de Buelna, viajaba en camiones que le llevaban a la gran capital. Adoraba colarse en las mejores salas de fiestas y admirar a los artistas del momento.

Así comenzó a amar el crujir de la noche, donde se instaló durante muchos años.

No quedó nada en su tintero de sueños por cumplir.

Conciertos, bares, salas y eventos le llevaron a vivir como el cowboy que irrumpe en el salón y tira una moneda al aire, sin volverse a ver si ha caído cara o cruz.

Pero la vida le pidió cuentas y le mostró su lado más real: piel, sangre, vísceras, un puñado de huesos y sus recuerdos flotando entre las aguas del exceso.

Decidió entonces nadar hasta la superficie para encontrarse con su yo más auténtico que no piensa ahora en otra cosa que compartir su experiencia para que otros se descubran a sí mismos y sus talentos.

Hoy es más fuerte que nunca.

Su mirada es cálida y su voz templada. Las historias le surgen cosidas unas con otras con el hilo negro de quien ha conocido secretos que le partieron el alma y disiparon la niebla.

Visita los penales españoles, sacando lo mejor de cada persona que encuentra, repartiendo segundas oportunidades entre los barrotes que encierran los errores humanos.

Y sigue creando, sin pedir nada a cambio.

Si te cruzas con él y te abraza, tendrás la certeza de haber encontrado a un hombre consciente de sí mismo.

Álvaro Alcántara Calero

www. alvarolacanta.com

Comentarios sobre el libro

“Acierta en contar una experiencia viva, en movimiento, que supone una brillante reflexión sobre la existencia. Un libro lleno de vida, de desgarro. Muy físico. Muchas aventuras, negocios, amores, violencia, que sirven paradójicamente, para diseñar un complejo y atractivo retrato interior de un ser humano. Recomiendo su lectura, tan honesta y tan periodística. A la altura de la biografía que Chaves Nogales le dedica al torero Juan Belmonte”.
Ramón Luque Cozar. Director de Cine, escritor, profesor de la Universidad Juan Carlos I de Madrid.

Excelente, con un estilo directo, sin erudiciones vanas, de lectura cómoda y, sobre todo, con un final tan estremecedor como su principio. Yo no hubiera tenido los arrestros de sinceridad que los demostrados por el autor en no pocos párrafos.
Zahoro Madrid. Doctor en medicina.

Historias y vidas que van más allá de las movidas madrileñas, contado con un estilo narrativo que impide dejar el libro hasta concluir su lectura. Interesantisimo hasta el final, que deberían leer también los franceses.
Magali Dumousseau-Lesquer. Escritora y profesora en la Facultad de Periodismo de la Universidad de Aviñón, Francia.

LA MATERIA DE MIS EDADES es un viaje a las entrañas de La Movida Madrileña, una alucinante intrahistoria de los acontecimientos que se sucedieron en las tinieblas de Rock-Ola, el principal escenario de aquella revolución que tanto ha dado que hablar.  Ramón G. Del Pomar  convenció a Jorge González, gerente de aquel Templo de Vanidades, para que  contara sin tapujos cómo consiguió el milagro: sexo, drogas, rock & roll y  contrabando se mezclan con  abogados, policías y políticos  de las altas esferas en un ambiente que emulaba al Chicago de los años veinte. El resultado en un trhiller a la madrileña que está pidiendo a gritos ser llevado al cine.
Jesús Ordovás. Periodista y escritor.

“Si hay algo que me apasiona de este escritor polifacético es el jugo que le ha sacado la Universidad de la vida. Un magnífico ojo de observador,  a veces de protagonista  y también de narrador, para envolver una historia emocionante donde la biografía de Pancho pasa a ser un trocito de nuestra historia. Un libro que te llena de intriga y acción.
Mayte Ariza. Psicóloga.

«Rock-Ola fue un templo donde todos fuimos dioses una noche. A modo de thriller, el libro de Ramón G. del Pomar revela sus misterios».
José Tono Martínez. Escritor.

Link a vídeo: Recomendaciones literarias

en este solar del paraíso,

beso a beso, querido lector,

ahí, Ramón G. del Pomar boceta,

en esa sección del escaparate la piel del barro:

La materia de mis edades “desde Argelia a Rock-Ola

ahí,

de los pechos del aire la verdad del corazón

                                                                      Antonino Nieto Rodríguez

Facebook: L.Ramon G. del Pomar

Instagram: g.delpomar

Compártelo en tus redes:

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*