POESÍA: Jael E.L.

Nací en un márgen del mundo. Sin bandera, sin fronteras visuales y mentales. Desde el anonimato comienzo a escribir en el año 2018. Antes de aquello, mi conexión con la literatura se remonta a la adolescencia: junto a Bradbury, Poe, Kafka y Hesse entre otros.

Respecto a la poesía, nunca hubo complicidad, hasta hilar una, y luego otra y otra más. 

Mi primera escuela sin duda han sido mis emociones. 

Hoy sigo aprendiendo formando parte de la asociación de escritores hispanos @aehisp. Y bajo ese cobijo y un sin fin de experiencias fue que llegué a un primer paso silencioso, que es mi poemario.

“Al final… siempre estás al principio”. Anterior a él participé en la antología “Metamorfosis emocional”, en el ebook “La vuelta al mundo en 25 micros” y hoy en la segunda antología poética «ALUNA”.

A P A R e n t e

Denme un rostro y una voz y escribiré un susurro, un ruido que acabe pronunciando mi muerte rotunda

                —sangrante espejismo—. 

Denme un lápiz y una hoja y escribiré un poema, una fragua insonible donde forje 

mi alquimia.

ECOSSOBREBRONCE

Mi silencio resuena entre fragmentos.

Ahora es aire y se cuela en una estrecha hendidura sideral, en un fosco y oxidado ruido que ruge y envuelve la difunta noche,

la difunta vida.

CARTÍLAGOS DE INVIERNO

En la tierra ya no llueven sombras que cubran los cauces de silencios. 

En la tierra ahora nieva, ahora juega en la marisma la virgen y el niño y ya no llueve. 

En una esquina de nieve canta la noche, 

canta el blanco sobre el río y no hay llanto, ahora nieva y se oye el cante en las miradas nuestras, esas antiguas, esas infantes.

Y se hace el día y la sonrisa, y la garganta no calla y el frío no muerde, no escuece en la espalda y la soledad se incendia en los ojos del niño del cante del árbol y de una tierra que arrancó los sonidos de un pálido y ambiguo invierno. 

DIAGNÓSTICOS

No me vendan dioses que han parido 

guerra, ceguera y consuelo. 

No me vendan hombres pintados de mentira y divinidad… 

No me vendan miedo que hay niños sonriendo y jugando en un parque. 

¡No me vendan nada, que pueden oír!

Hubo muchos que oyeron y aún juegan 

al hambre y a matarse de verdad

mientras alaban al cielo.

INAPROPIADOS

Junto al cristal antiguo de mi amor espejo, veo tu reflejo en mis ojos brujos.

¡Esos Ojos Tuyos!

Míos son tus ojos que de hiedra 

me recuerdan el embrujo 

de saberme el eco de tu cielo infierno, 

de tu cuerpo influjo.

AMPLITUD

Soy   tajo   p r o f u n d o

     fecundo  me  desangro

Tierra  fértil  de  p á j a r o s  rojos 

                m o r i b u n d o   

                    desierto  de  sal. 

Soy fragmento a los ojos. 

Apenas un murmullo, 

una arteria abierta al mar.

Un fonema de todas las palabras 

que mueren conmigo.

NOX MELODIAM 

Lóbrego el abismo de tus ojos, 

yace fiel y secreto gravitando 

niebla sobre hierba. 

Agónico el verso se hace alba y vigilia,  

brevedad de hoguera y silencio. 

Tu insomne espina verbal

rompe el espacio en azabache,

de sangre de vino de negro 

muerde la daga mi nombre 

con tu sánscrita lengua. 

Susurran trémulos los cuerpos 

devorándose en el pálido 

hechizo de las horas. 

Penumbral erotismo. 

Sombras errantes. 

Pulsión rotunda 

en la dulce cadencia 

de la muerte.

NJOY With Us!

Compártelo en tus redes:

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*